logo-shop
Menu

top-reservas

A+ A A-
Un hotel boutique en Peñafiel para descubrir la Ribera del Duero
Alejandro Fernández empezó en el mundo del vino en 1974. Sus cuatro bodegas y el nuevo hotel forman un repóquer de enoturismo

 

Hotel-I

El último proyecto de enoturismo de Alejandro Fernández, el Hotel Pesquera AF, también se halla en la Ribera del Duero, a los pies del Castillo de Peñafiel, icono de la ciudad y sede del Museo del Vino. Inaugurado en 2011, se trata de un antiguo edificio industrial, característico de comienzos del siglo XX. Con unas instalaciones de vanguardia, dispone de 36 habitaciones, todas distintas y cada una especial: dobles, suites, especiales y lofts.

Su Restaurante Luna Llena deleita con una cocina de fusión y platos tradicionales, en un selecto ambiente y con los mejores productos y vinos de la tierra, ideal para el disfrute los amantes de la buena mesa. Su Taberna La Perla ofrece alta cocina combinada con la degustación de los mejores vinos. La Enoteca le invita a vivir un viaje por el mundo del vino de la mano de quienes dominan un saber ancestral. Su Biblioteca es perfecta para relajarse en una atmósfera romántica y tranquila.

La Bodega de Alejandro está especialmente acondicionada para custodiar maravillas a salvo del tiempo y reúne la experiencia atesorada de Alejandro Fernández. El saber del creador de las Bodegas Tinto Pesquera se condensa en botellas únicas de colección de las mejores vendimias de los últimos años. Por último, en un lugar donde el ambiente invita a encontrarse y a disfrutar no podían faltar zonas dedicadas a la salud: Fitness y Spa AlAgua, espacios en los que sumergirse y cuidarse entre grandes cristaleras que dotan de luz natural al lugar.

A tan sólo 180 kilómetros de Madrid se erige este hotel 'boutique', que ofrece a sus visitantes una inolvidable experiencia de enoturismo en un ambiente exclusivo. Le aseguramos que su estancia será un paseo lleno de sorpresas y sensaciones en este monumento al goce de los sentidos, caracterizado por su eclecticismo decorativo en un homenaje al arte, la ensoñación y, por encima de cualquier otra consideración, al buen gusto. En el Hotel Pesquera AF de Peñafiel la emoción tiene dueño: usted.

Vinos desde 1974

Alejandro Fernández pone alma y corazón en todo lo que hace. Su pasión por la variedad de uva Tempranillo ha sido modelo del buen saber hacer de sus vinos desde 1974, año en el que fundó su primera bodega, Tinto Pesquera. Aquí el visitante puede conocer el viejo lagar del siglo XVI, que aún se conserva intacto, profundizar en la elaboración del vino a través de una proyección audiovisual y de la visita a la bodega.

La bodega Condado de Haza, ubicada en Roa, destaca por su estructura en profundidad. De esta forma, las naves de crianza donde duermen 3.000 barricas y el botellero, se sitúan en una galería subterránea de 200 m. de longitud a casi 30 m. bajo el viñedo, manteniendo naturalmente las condiciones de temperatura y humedad óptimas para la conservación de los vinos, frutos de la sabiduría y experiencia de su autor.

En tierras zamoranas la bodega Dehesa La Granja se extiende por 800 hectáreas de terrenos diversos, a orillas del río Guareña. Sin duda, es una de las fincas más bonitas que pueden existir en el mundo del vino. En ella merece la pena visitar su laberinto de pasillos subterráneos, que datan de 1767 y que superan los 3.000 metros cuadrados.

Cerca de los molinos de viento de Campo de Criptana, en pleno corazón de La Mancha, se encuentra la cuarta finca vinícola de la familia Fernández-Rivera. Una típica construcción manchega alberga la moderna bodega, diseñada para elaborar vinos de alta calidad, de producción muy limitada. El nombre elegido -El Vínculo- es un homenaje a la vieja bodega paterna en tierras del Duero.

Numerosos son los premios que la familia ha cosechado durante más de 40 años de trayectoria vitivinícola con sus cuatro bodegas: Tinto Pesquera, Condado de Haza, Dehesa La Granja y El Vínculo. Sin duda, un sueño cumplido para Alejandro Fernández, un hombre hecho a sí mismo, sencillo y trabajador, cuya máxima era tener una bodega y elaborar grandes vinos. A día de hoy, la realidad ha superado aquel sueño y sus vinos son reconocidos entre los mejores de nuestro país y a nivel internacional.