logo-shop
Menu

top-reservas

A+ A A-

Dehesa la Granja estrena imagen

not005-dg

La bodega zamorana de Alejandro Fernández renueva por primera vez su etiqueta, 17 años después de su creación. Dehesa la Granja 2007, ya disponible en el mercado, ha sido el vino elegido para lucir esta nueva imagen.

La familia Fernández Rivera mantiene su apuesta por una imagen tradicional, una acuarela estampada de tonos suaves que reproduce en primer plano la entrada de la finca.

La nueva añada de Dehesa la Granja, 2007, es el vino elegido para este lanzamiento. Un vino caracterizado por su envejecimiento durante 24 meses en barricas de roble americano y 12 meses de reposo en botella. De color rojo cereza picota muy madura con ribete granate muy intenso, desprende en nariz aromas de mermeladas de frutas negras maduras –arándanos y ciruelas- para finalizar con agradables notas balsámicas. En boca se muestra potente, carnoso, equilibrado, con taninos maduros, dulces. Su carga de fruta y su larga persistencia final son reflejo de su cuidada y exquisita crianza en barricas de roble americano.

Todos los vinos elaborados en Dehesa la Granja descansan en barricas entre las bóvedas de su antigua nave subterránea. Una cava inmejorable para la crianza de vinos, con más tres siglos de historia, que respetando las peculiaridades del lugar donde han crecido las uvas, tienen el sello personal e inconfundible de la familia Fernández. En la actualidad, también está disponible su vino, y Dehesa 14, un selección especial que atesora aromas y sabores cuajados de matices de uvas vendimiadas en 1998.

Sobre Dehesa la Granja
Ubicada al sudoeste de la provincia de Zamora, en la comarca conocida como Tierra del Vino, se extienden las 800 ha. de la finca Dehesa la Granja. La bodega se erige, en una hacienda al más puro estilo de las dehesas castellanas, a orillas del río Guareña, donde se cultivan 150 ha. de viñedo de la variedad Tempranillo. Una bodega que invita a su visita, tanto por su impresionante entorno como por sus cuevas, magníficos laberintos de pasillos del S.XVIII que tardaron casi 20 años en construirse, con una superficie que supera los 3.000 metros cuadrados.